Logo UNISA

Historia

El inicio de la actividad didáctica en la ciudad de Salerno se remonta al siglo VIII D.C., gracias a la creación de la celebérrima Escuela Médica Salernitana, institución sanitaria de gran influencia y prestigio que mantuvo su importancia a lo largo de toda la Edad Media. Además de la enseñanza de la Medicina, en la Escuela salernitana, también se daban clases de filosofía, teología y derecho.

Según algunos historiadores sólo después de mediados del siglo IX, con la constitución del principado longobardo de Salerno, fue cuando se pudo determinar el origen de una institución que tuviese la función de formar y graduar médicos, que mantenía una relación directa de la tradición médica de Salerno con la medicina antigua, lo que supuso un sugestivo camino a lo largo de varios siglos, conectando la antiguedad grecorromana con la edad longobarda. Todo ello atribuye a Salerno la primacía cronológica, reivindicada por la universidad de Bolonia, como la más antigua instalalción universitaria europea.

Una vez obtenido un primer reconocimiento jurídico con Federico II que emanó la Constitución de Melfi (1231) y el grado de Studium en la época de Conrado II, la Escuela Médica salernitana recibe de manos de Carlos de Anjou su primer estatuto (1280) y, más tarde, la reina Juana rconoce el valor legal de la licencia que reciben los estudiantes (1359), emancipándose así del monopolio que hasta el momento ejercía la Escuela de ápoles, que Federico II había creado en 1224.

Su vida continuó entre varias vicisitudines, siguiendo el destino del Reino de Nápoles, hasta que en 1811 Joaquín Murat, con la intención de reorganizar la enseñanza pública en el Reino de Nápoles, decidió cerrar la universidad de Salerno y convertirla en un “Real Liceo”. Los Liceos eran verdaderos colegios universitarios que se encontraban en las mayores ciudades del Reino y todos ellos dependían de la universidad de Nápoles. Con la restauración borbónica en el Reino de las Dos Sicilias este sistema universitario no sufrió ningún cambio e incluso después de la restauración, con el decreto del 14 de enero de 1817, el Rey Fernando I de Borbón estableció que en Salerno, así como en Bari, L’Aquila y Catanzaro, los Reales Liceos tenían que ofrecer formación en derecho y notariado, anatomía y fisiología, cirugía y obstetricia, química y farmacia, medicina legal y ciencias varias.

Las seculares actividades de la universidad de Salerno, cesaron definitivamente poco después de la unificación de Italia, con el cierre del Real Liceo en 1865, cuyo Internado se convirtió en el Liceo-Ginnasio “Torquato Tasso”.

Esto ocurrió porque el gobierno de los Saboya del recién creado Reino de Italia, extendió su organización universitaria a todos aquellos estados que se iban anexionando y, naturalmente, el diferente sistema universitario del ex Reino de las Dos Sicilias también tuvo que reformarse y uniformarse a la nueva política nacional. Habrá que esperar casi un siglo para asistir a la resurrección de una universidad  en Salerno.

De hecho, en 1944 se constituyó un instituto universitario de Magisterio en la ciudad (gracias a Giovanni Cuomo) que se hizo estatal en 1968, y se convirtió en la Facultad de Magisterio de la universidad de Salerno. En pocos años, después de la acultad de Magisterio nacieron muchas otras que contribuyeron a la formación de un importante centro universitario. En 1969 se instituyó la facultad de Flosofía y Letras, en 1970 la de Ciencias Económicas y Empresariales, en 1972 las de Ciencias Matemáticas, Físicas y Naturales y de Derecho, en 1983 el curso completo de Ingeniería, en 1991 la de Farmacia, en 1992 la de Ciencias Políticas, en 1996 la de Lengua y Literatura Extranjera y en 2006, por fin, la de Medicina y Cirugía.

Los rectores que se han sucedido en la Universidad  son:

  • Gabriele De Rosa (1969-1974)
  • Nicola Cilento (1974-1977)
  • Aristide Savignano (1977-1978)
  • Luigi Amirante (1978-1980)
  • Vincenzo Buonocore (1980-1987)
  • Roberto Racinaro (1987-1995)
  • Giorgio Donsì (1995-2001)
  • Raimondo Pasquino (2001-2013)
  • Aurelio Tommasetti (actual resctor)